Ya no quiero

fortaleza

Pequeña ante tu presencia,

Ignorante ante tu sabiduría,

la reflejas en las líneas

que el tiempo ha dibujado en tu piel partida.

La nobleza de tu ser

se extiende en tus brazos hacia el cielo,

La esperanza la conviertes en verdor

con lo que cubres tu techo.

Llegaste a mí,

 dibujado en unas letras,

las que se incrustaron en mi ser,

liberando mi alma de ataduras autoimpuestas.

La grandeza del amor,

ése que se da desde la esencia,

el que se abre y escapa a la razón,

el que abarca desde la tierra a la luna

y más allá de las estrellas,

desde la concepción hasta el último mortal

que hay en nuestro planeta.

Ese amor incondicional,

ése que es sólo dar

y darse a quien está muy lejos de la vista o está muy cerca.

Ya querer, no será más

la palabra que mi corazón ofrezca,

estoy aprendiendo a amar,

pues poseer,

no es lo que mi alma desea.

 

 

A mi amigo del alma José Manuel Gómes Mira.

Anuncios

6 thoughts on “Ya no quiero

  1. Bellísimos estos versos, amiga Viviana, con una gran profundidad espiritual que le infunde un valor incalculable.
    Efectivamente el amor auténtico no sabe de posesiones ni pasiones temporales, solo sabe compartir aquello que da y recibe.
    ¡Un abrazo grande y muchos besos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s