Nada es lo que parece


Hay ocasiones en la vida que todo lo que creías cierto, no era más que un espejismo.
Realidad forjada sobre arena, donde creíste que los cimientos estaban en perfecto equilibrio, por tanto, podrían soportar hasta un tornado o el más fuerte cataclismo…
Hoy, mi vida sufrió un leve sismo y cedió algo que creí invencible.
Hoy, vi caer las murallas de una historia, calleron de un sopetón y levantaron tanto polvo alrededor que enrareció el aire y dejó sucio todo lo que circundaba el lugar.
Ante tal evento, vi caer la pintura de murallas aledañas, quebrajar cristales y lo que es peor, ya no existe lo que, hasta momentos antes, era una construcción que se decía tener garantía eterna.
Y es que nunca se saben las vueltas de la vida, en el momento menos esperado, cambia la geografía.
Pues sí, también podría decir que hoy, vi cómo el río subió su cauce y se llevó lo que estaba en su orilla…
Lo bueno es que lo arrancó de cuajo, por tanto, dejó el terreno limpio para que la vida siga.
Confío en que siempre sale el sol, me aferraré a los destellos del alba para renacer con nuevas ilusiones y esperanzas.

Viviana Lizana Urbina ©

Anuncios

6 thoughts on “Nada es lo que parece

  1. Amiga mía del alma, Viviana, por supuesto que hay que renacer y se renace cada día diciendo lo que se piensa, fortaleciendo el corazón a tanta amistad falsa, así me gusta que seas tu misma, como se que eres,
    con las cosas claras y sin edulcorar lo que uno siente.
    Un abrazo desde la madrugada mía en este otoño tan raro.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s