El encuentro


Sólo un instante bastó para llenarme…
Bobadas mías éstas de transformar la felicidad en lluvia dulce…
Es que verle y escucharle es lo máximo que puede hacerse.
Me dio parte de usted; yo sólo pude observar y se me fueron las palabras.
Sus ojos, su sonrisa amplia, su mano y su piel son un cuadro perfecto que guardaré en mi pecho. Cuando me sienta triste, lo buscaré para mirarle.
Sepa que me aproveché de usted, lo besé sin que se diera cuenta y no pude contenerme, toqué su pecho desnudo y escuché sus latidos…
Por suerte no percibió cómo mi corazón se desbocó tal como si hubiese estado corriendo libre por la orilla del agua…
Imagine cuanta paz y bienestar se siente en ese instante…
Eso sentí hoy en los minutos que nos regalamos.

Viviana Lizana Urbina

Anuncios

4 thoughts on “El encuentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s