Letras nacidas de lo que se ve por ahí

olor-a-rosas

 

¿A caso crees que me arrastraré

más por el desierto?

¡No!

Demasiado duelen las heridas

para restregarlas contra el suelo.

Hoy, descubrí que hay más caminos

y no deseo seguir

 por el que sólo me presenta

pasar por mil batallas.

Ni siquiera, encuentro un poco de agua

para paliar la sed de tal agobio.

Para qué luchar contra lo inevitable.

Sé cuál es el desenlace,

puedo hasta ver morir mi alma

si sigo por donde voy

y ya no estoy dispuesta a ello.

Tengo muchos defectos,

pero también tengo valor en mi esencia.

No soy un recipiente vacío,

lo que contengo lo he preparado

con mis manos.

Lo he hecho con la ilusión de perfumar

cada recodo de mis laberintos.

Y sé que ese aroma es delicioso y dulce.

Tal vez pueda ser empalagoso para alguien.

Creo que ése es el punto.

Tal vez, si tuviese menos miel y más cítrico,

podría agradarte.

Pues, así soy,

aroma a rosas con la dulzura de la miel.

El limón, lo dejo para las ensaladas.

Viviana Lizana Urbina

Anuncios

3 thoughts on “Letras nacidas de lo que se ve por ahí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s