Más allá de todo

Vivo en la espera de tu sonrisa

Respiro para poder 

verte aparecer

Cerros, montañas 

y valles se interponen 

entre tú y yo.

A pesar de eso, 

estás en mí y yo en ti.

Basta con que llames 

en la soledad a la nostalgia,

Sin duda ella, 

me hará aparecer…

Yo rasgo el silencio 

con el eco de mi mirada

la que te proyecta ante mí 

como un holograma,

entre mis suspiros y mi piel 

la calidez de tu sonrisa 

acaricia mis labios

y la claridad de tus ojos 

inunda mi alma…

Cada recuerdo de tu existencia, 

en mis atardeceres

O en el amanecer

me lleva a ti 

a reencontrarnos 

una y otra vez.

Viviana Lizana Urbina

Desatada

Resultado de imagen para sensualidad femenina

Colaboración en Elpoderdelasletras.com

No reprimiré más mis anhelos

Te deseo aquí…

Entregaré en tus labios

cada milímetro de mí…

Necesito que dejes

en cada poro

la huella de tus encantos…

Delíneame con tu lengua

cada curva

Deslízate suave en las pendientes

y detente en las cimas

para que te deleites con la vista,

quiero que dejes surcos en mis sombras,

que te introduzcas con seguridad

en mis quebradas

y te hundas en mi vertiente,

refréscate en ella,

sacia tu sed

con la humedad que emerge

de mis sentidos,

Bébeme despacio,

pero hazlo ya…

Viviana Lizana Urbina

 

Resultado de imagen para safecreative

Código de registro: 1703291298970

¿Será que me pierdo?


Desperdigando palabras
he perdido mi postura.
Mis pies se hunden
en la arena,
mi boca huele a sangre
de mis entrañas…
Heridas del alma
que desgarraron
la línea de cicatrización.
Es que no sé amar
en porción pequeña,
no dosifico lo justo.
No doy una vista al horizonte,
lo miro, admiro
y lo pinto con mis colores…
¿Será que me pierdo en el amor?
Si es así, para mí,
vale la pena
ser una perdida…
Perdida en ti.

Viviana Lizana Urbina

¿Volverá?

Entre sueños llegó la
calidez de un delicado roce en mis labios, me supo a dulce polvo de estrellas. Completamente, estremeció mi cuerpo, llevándome a las nubes…
Cautivó los sentidos, erizó cada milímetro de sensaciones sobre mi desnudez…
Abracé su aroma y susurró a mi oído, bajo tus sábanas esta noche he de volver.
Ahora, mi desvelo lo espera,
ansío que su tacto se deslice sobre la seda, delicadamente se sumerja y me despoje de ella…
Mi agitación se acrecienta junto a la impaciencia…
Los deseos han alzado mis perlas, quiero que esa boca se amolde a ellas…
¿Volverá a mí?

Viviana Lizana Urbina

Ahora, por fin…

Miro atrás y me cuestiono…
Hubo un instante en que debí hacerlo…
Pero esto de hacer un atado para todo, pensar en si los hijos, que si no tengo para el alquiler, que si la colegiatura, la matención de la familia…
Había muchas responsabilidades…
Mucho, mucho que pensar…
Y lo fui postergando, nadie comprendía mi decisión, pero fui fuerte, no me doblegarían. Siempre me sentí capaz de superar las contrariedades, aún a costa de cuánto llorara mi alma, pues la vida no se detiene y todo camina con ella…
Reclamos y más reclamos, maltratos y quebrantos por montones…
Así han pasado los años, hoy me veo al espejo y ¡ya no más!
La nieve me cubre, mi piel ya se marchita, pero mi corazón, aún tiene fuerzas para hacerlo…
Ya nadie depende de mí, los niños se han ido.
Ahora lo haré, por fin…
Ahora que deseo partir, buscaré un hermoso destino, ése lugar encantado que siempre aguardó por mí…
Hoy compraré mi boleto,
me voy sin rumbo fijo,
Me detendré donde mi alma se sienta completamente feliz…
Hay un sitio por donde comenzaré…

Viviana Lizana Urbina

Letargo otoñal

Participación en El Poder de las letras

Letargo otoñal

Aún no llegan a mí las hojas muertas,
aún luchan por vivir un poco más,
se impacientan mis manos
por sostenerlas,
pero no caen…
No mueren…
Parece que todo se dilata en estos tiempos,
así como lo hacen las noches del invierno,
no veo los pajarillos emigrar…
Está muy lento el tiempo…
¿Qué pasa, que con pesar en el alma,
todo parece eterno?
Deseo que avancen los minutos
para que vuelva el sosiego
en esas vidas que amo,
la impotencia de un otoño tardío
y de ver extender las lágrimas
en aquellos ojos que antes sonreían…
Otoño, acelera tu paso,
¡Hojas! Ya están amarillentas,
decidan desprenderse
para que continúe la vida,
su caída será un dulce vuelo
que las llevará a hacerse parte de este suelo
y nuevamente serán agua viva.
El ser, es un ciclo interminable…
Fluyan las aguas de charcos estancados
o evapórense para ser parte de nuestro cielo,
háganse gotas de límpido rocío…
Vida…
Anda, fluye, sigue…
No detengas el dolor…
Deja que todo vuelva a renacer…

Viviana Lizana Urbina

¡Vive!

 

Resultado de imagen para hombre sin ganas de vivir

Un corazón de niño herido encontré en ti

traté de enmendarlo con dulzura,

bañarlo con  ilusiones nuevas…

Quise ser caricia en la piel,

besos en tus manos,

suspiros de amanecer,

cobija en tus noches,

arreboles en el atardecer;

pero no.

No puedo pretender algo

que no está en mis manos.

Tú eres el único que puede levantarse de ese estado.

Busca en el rincón más cálido de tu ser…

Ahí es donde está la llama

que mantiene el ritmo de tus latidos.

Cuida de ella, deja que entre un poco de aire nuevo,

verás cómo crece y se vuelve un fogón.

Sentirás renacer hasta la más gélida emoción.

Ábrete a la vida,

deja que los aromas

impregnen tu río interno,

deja que la vida se apodere de ti.

Despierta, la cárcel del tiempo arremete,

no pierdas ni un instante más.

Aquí estaré,

en silencio presente.

Viviana Lizana Urbina