Tú, que siempre has estado ahí


Miro cada parte mía,
me recorro lentamente,
me detengo en aquellos momentos
que me hicieron estallar de dicha…
Cuántos juegos de niña, cúantos paseos en bicicleta, aquellas tardes en un patio de hojas y tierra…
Cuántos amaneceres de fríos, de ésos que calaban hasta los huesos o ese caminar interminable con los tobillos hundidos en aquel chocolate de tierra…
Cúantas veces miré sus ojos al caer la tarde, cuántas veces le dibujé su sonrisa en las nubes y lo besé en el aire…
Así, tantos claros de luna que inspiraron mis sueños, de ésos que él llega a mí y me desnuda el alma con sus besos…
Y tú, siempre has estado ahí…
Cielo, testigo silente
de todo cuanto he sentido y he vivido…
Quiero más instantes en tu ocaso, en él escribir letras en racimos para esculpir versos de mis sueños y enviárselos a mi amor en mis suspiros.
Viviana Lizana Urbina

Anuncios

6 thoughts on “Tú, que siempre has estado ahí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s