La amistad, nuestro estandarte


Algún día la vida me dará tu lumbre
derramada sobre mis fantasías,
ahí nunca más seremos bocas ajenas,
sueños con angustias y amores ajenos.

Como único tesoro, esta poesía que se abre para ti,
en este espacio
para hacer de la amistad
un estandarte,
para agradecer esta oportunidad
que nos dio la vida… (Leo)

En la ensoñadora calle
de las letras,
se tangenciaron las pupilas,
yo en esta vereda
de emociones dispersas
y tú, desde la vereda de enfrente
con esa inspirada nostalgia con la que envuelves
tus atardeceres,
sepultando el día con honores en la urna de un poema…
Se tejen tantos versos
al despuntar el alba
tanto, en tu alma
como en la mía,
nos bebemos el café
como nexo de nuestros días.
Eres compañero de mis desvelos
y amigo del día a día…
No se detenga el tiempo
ni un mínimo instante, continuemos esta bella poesía. (Viviana)

Fusión de letras con mi gran amigo, escritor y poeta, Leo Zúñiga (Leo Sopranos)

Anuncios

Es sólo una página más…


Ante tu sombra me rindo,
no hay espacio
entre la noche y tú,
transitas en la quejumbrosa existencia
de un día interminable,
donde la pesadilla se apodera de los más íntimos vaivenes
de tu corazón.
Y te veo entre la niebla de pesares
sonriéndole sin ganas
a la oscura realidad
que te atormenta
en el tibio fluir de tus lamentos derramados en la tinta
de un poema acongojado…
No te rindas a la página
que terminas de leer,
es una más de tu historia,
la siguiente aparecerá
en el beso amanecido,
entre el cabello mojado y un café.
Desviste tu alma
del ímpetu de hoy,
deja cubrirla con el abrazo cálido de mi amor.
Entrégate a mis manos,
te acompañaré cada instante en este viaje…
Recuerda,
somos sólo tú y yo,
somos uno.

Viviana Lizana Urbina

Usurparé tus sueños

usurparé tus sueños

En el intrínseco deseo

de introducirme en tus sentidos,

devorando tu nostalgia

y los silencios compartidos,

desprenderte de la cordura

que viste tu mirada,

encender tu luna mágica

con la intensidad de mis suspiros.

En medio de la noche

Usurparé tus sueños

Convertiré tus versos

En sutiles caricias con mis dedos

Inundaré tus anhelos

con el fulgor de mis palabras

llenaré tus senderos

con las esperanzas de amanecer

aferrada a tu pecho,

compartiendo en cada instante

el gran amor

que se ha hecho

sólo nuestro.

 

 

Viviana Lizana Urbina

Café frío


Hoy el café
me supo distinto,
frío como tus palabras,
amargo como tu mirada.
Lo bebí igual,
así se descompondrá
lo que veía en ti
desde la profundidad
de mi alma.
Mañana tus ojos ya no escocerán
al entrar por los míos,
me blindaré con el amor
que me tengo…
Debo preparar mis refuerzos…
Los recuerdos de tus años
han revivido,
tu historia te distancia
de la que diseñamos juntos sobre un papel desteñido.
No se puede recoger
lo que se ha dicho,
entró directo
para ser guardado en el corazón;
ahora está herido.

Viviana Lizana Urbina

Lo que él piensa, yo lo deseo

20171031_173757-595959799.png

Enlace a participación en Página de Escritores

Aunque te muestre indiferencia,
siente cómo mis manos tiemblan en estas hojas por las ansias de recorrer tu perfecta espalda…
Concéntrate en el silencio y oirás cómo se intensifican los latidos de este terco corazón…
No declines tu interés sobre esa mesa, no podré mantener la arrogancia y me veré sumido en la perdición de esa tela…
Así, mantente erguida, imagino el paisaje desnudo sobre mis sábanas…
¡Basta!
No puedo resistir, susurra con tu aliento el deseo que te inquieta, prometo extender el paseo sobre tu piel…

Soy tuya, no te detengas, despierta de la espera eterna, ni copas, ni papel; sólo necesitamos este fuego, tus caricias y mi piel.

Viviana Lizana Urbina

Nebulosa de esta noche


En la inoportuna sombra de esta noche
se acongoja el brillo de las estrellas.
Entumecida la luna tras la nebulosa de mis ojos
se trasluce la luz de mañana.
No importa que se apague el mundo en este instante,
contigo no necesito fulgor más que tu voz.
Me sostienes en el pasadizo de nuestro llanto;
enjugaremos juntos las gotas que caigan en la tempestad.
Si la noche se eterniza en el amanecer,
con el espejo de nuestras miradas
encontraremos el sol que nos abrace…
No hay nada que destruya este nexo que se forjó,
caló profundo en el abismo de nuestras almas.
En tus manos están las huellas de nuestro camino,
en las mías está tatuado el amor de tu cuerpo tibio,
andaremos con la certeza adherida en nuestra piel,
pues entre los riscos y las vertientes de nuestra historia,
no hace falta más que tu estés en mí y yo en ti,
el amor es el blindaje que nos salva.
Transgrediremos el infortunio,
nos esperan las estrellas de muchos mañanas.

Viviana Lizana Urbina

Contigo…

contigo

En el brillo de tu mirada

encuentro la calma,

en el calor de tu sonrisa

encuentro el abrazo dulce

que deseo en mi vida.

No hay estrellas esta noche,

mas no me hacen falta,

te tengo a ti.

Caminemos juntos en la oscuridad,

sin temores en la espalda

ni opresiones en el corazón.

No hay abismos entre tu alma y la mía,

la soledad ya está en retirada,

la venció el sentimiento profundo

que unió tu camino y el mío

en aquella esquina desierta.

Hoy somos oasis en el tiempo inclemente.

Saciamos la sed de ilusiones y sueños

somos la realidad que germina

en la oquedad, como una vertiente 

que fluye en nuestro latido a cada paso.

No hay vestigios de dolores añejos

que enturbien la felicidad y el amor  

que existe entre tú y yo.

 

Viviana Lizana Urbina