Despojo de quebrantos

gif despojo

Colaboración de hoy en El poder de las letras

Encerrada entre mis sentidos y mi mente,   
aislada de un mundo indescifrable
para mis emociones idas,
pertrechada con uñas,
mirada de sable y un no sé qué.
Desato mis grilletes liberando mis demonios,
falsos sueños y esperanzas corroídas.
En este acto pretendo deshacerme de quebrantos,
heridas sangrantes y mis falsas alas.
Ahora y en menos de un instante
he de reconstruir el suelo de mi ser.
Váyanse ideales infructuosos,
fuera del depósito de horas fecundas,
Retírense de mis ojos
o he de cortarlas con mi filosa vista.
Despliéguense y vuelen más allá de 3000 universos,
no osen rondar más lo que soy y siento.
No más ángeles negros…
No más dagas en mi pecho…
No más destellos en mi alma de luces vanas…
Vida, quédate calma y sin agua que te inunde.
De ti me sostengo, me cubro,
me lleno y te reconozco mía,
sin la certeza de hacia donde enfilamos rumbo.
Confía en que arrancaré la bruma de mi presencia
para caminar en tierra
sin clavar más espinas.

Viviana Lizana Urbina

Liberándome


Vengo a liberar mis sueños,
los dejo en estas aguas enardecidas, márchense a otras arenas, sean refugio de almas sedientas de ilusiones,
llévense mis añoranzas, háganlas espuma de olas muertas… perfumen pies descalzos y pieles ajenas…
De tanto tenerlas, mi almohada está deshecha de tantas lágrimas secas.
Esperanzas, desplieguen sus alas, vuelen lejos como jilgueros saliendo de su claustro…
Recorran nuevos parajes, lleguen a habitar en seres hambrientos de ideales y promesas.
A esto he venido, dejo entre cielo y mar lo que no ha de ser caricia y beso.
Mi ser queda hueco, pintado de nostalgia y viviendo de instantes muertos.

Viviana Lizana Urbina

Cielo y mar


Cielo que en ti me reflejo, quiero ser tu mar
para recibirte completo…
Deseo ser espejo
de cuanto veas
y refugio de lo que sientas.

No existe milésima de mí
que no sea tuya…
Juntos desde que amanece hasta el siguiente día…
Es así como me habitas,
es así como soy tuya.
No importa la adversidad, somos lo que pensamos, sentimos y deseamos.
Lo demás, poco importa.

Viviana Lizana Urbina

Tú, un roble


En las silentes sombras
de tus abismos
no te atormenten tus tormentos.
Llevaré tus vientos a otras orillas,
liberarán lo que a tu pecho corroe.
Peinaré el valle con brillo de luna,
para que tus pasos
se cobijen de incertidumbres…
Abre caminos con tus hábiles dedos,
precisando dónde dejar tus huellas eternas.
Dibújalas con aroma a ilusiones…
¡No te detengas!
El vendaval no destruye
raíces de un roble.

Viviana Lizana Urbina

Siempre en mi mente

Intuiciones y ataduras
invisibles en el aire,
coincidencias de instantes que se cruzan
y luego se esfuman
como el viento entre las hojas, dejando su dulce fragancia, la que se adhiere
a todo lo que soy.
Y es que, no sólo estás siempre en mi mente,
en algún momento
pasaste a ser parte de mí, como si hubieses sido sangre en mis venas,
te acoplaste, perfectamente,
a mi totalidad.
¿Qué es esta realidad?
Lo que no se explica,
sólo se siente.

Viviana Lizana Urbina

Autorregalo


Hoy me hice un regalo, en realidad me lo hice hace varios días, adquiriendo mis libros en tapa blanda. Como dicen mis hijas, me hice un autorregalo 

Al llegar a casa, después del trabajo, me esperaba un paquete de color café claro y muy blandito.

Una emoción me embargó y erradicó todo el pesar que traía después de algunos percances sufridos antes de llegar.

Ahora, me siento feliz de palpar lo que se plasmó en tantos instantes y con tanto sentir. 

Hoy, estoy más agradecida de mi gran amigo y editor autodidacta, Lucas Claudín Di Fidio. Sinceramente, sin él estos milagros no habrían visto la luz.

Lucas, eres un ángel, querido amigo.

A esta altura de mi existencia, lo único que deseo es que pase la vida viendo crecer a mis hijas mientras me siento a escribir ilusiones, sueños o esperanzas marchitas, de historias que nazcan de este mundo interno que va dibujando escenas nacidas de tanto que me muestra la vida.

No quiero ser presumida, pero…

¡Estoy feliz!