Sin raíces

El viento arranca las raíces del pasado, desdibuja los recuerdos,
aniquila los recuerdos.
Sin nostalgia en la espalda, el ahora es promesa de un mañana lleno de soles.
Caminaré sin sombras,
por el borde de la aurora…
¿Qué hay más allá de mis ojos?
El tiempo será el sendero de la nueva verdad.

Viviana Lizana Urbina

Anuncios

En tu umbral

En el umbral de tu mirada
desvestí mi tristeza.
Con el fragor de tu pícara sonrisa instaste mi candor a pasear con alevosía por la magia de tu hoguera.
Intensionalmente, mis manos dibujaron el sendero hacia el manantial que te espera…
Agitados tus latidos, se acercaron a los míos y
sumergiste tu audacia exaltando mi pasión dormida.
Te incrustaste en lo profundo, incendiaste mi cordura
Erosionando mi piel con destellos en tus manos…
Y así, en el umbral de tus ojos, imagino qué pasaría si las letras se hicieran vida…

Viviana Lizana Urbina

Desprovista – Página de escritores

https://elpoderdelasletras.com/desprovista/

En el desfiladero de la conciencia, resbalando en la locura, se desmiga mi coraza, hecha trizas cae al abismo y me quedo desprovista, expuesta ante la usurpadora soledad que me arrebata la ilusión…

¿Por qué sólo debo dar?

¿Por qué debo ser feliz viviendo desde lejos el amor?

Aunque se diga que al amar sólo debe darse sin importar recibir al menos, una mínima atención; yo me rebelo a eso.

Egoistamente necesito sentirme amada, quiero esos mínimos detalles maravillosos: una caricia, un abrazo, el caminar sin prisa tomados de la mano. Quiero ver cómo se mecen los árboles mientras hablamos, deseo compartir el mismo vaso…

Quiero la simpleza, pero vivida con mi amor.

La vida se escapa en cada instante y mi vida se marchita en cada segundo.

Viviana Lizana Urbina

Perdida en mí

Me consume la pena
del exilio de tus besos,
se estrangula mi garganta de dolor ante la miseria
que se expande por mis venas…
Desprovista de ti
y llena de tu ausencia, envuelta en el desdichado vendaval
que arrasa con mi corazón.
Lejos de tu vida,
al borde del delirio…
Me pierdo en mí.
Sigo conmigo…

Viviana Lizana Urbina

Te sentí…

Te sentí mientras dormía,
Tu mano tibia en mi sentir, hurgando despacio y seguro en mi implorante ansiedad…
Y recorriste cada espacio, despertando mis latidos.
Latidos que se desbocaron en cada descubrimiento de mi exsaltada sensualidad.
Te sentí con los ojos cerrados, apretados, con mis manos aferradas a las sábanas. Te entregué toda la información que deseabas encontrar…
Sí, te sentí y te viví intensamente…

Viviana Lizana Urbina

Preparando equipaje

Dame tiempo para hacer mi equipaje, me demoraré en recoger los pedazos que quedaron al romperse mis ilusiones…
Una vez que los reuna, ya no habrá ni rastro de mi presencia.
Me perderé entre la muchedumbre del mañana, seré un ser anónimo en medio de la nada.
No te preocupes, no llevaré nada de tus poseciones, no me interesa cargar con egoísmo y exceso de ego; pagaré las cuentas que me correspondan y saldré sin mirar atrás.

Viviana Lizana Urbina

Letras sin sentido

Me adivinas en el preámbulo de la noche:

Indómita transeunte del hastío en la vorágine del insomnio…

Despeinada frontera entre la marea de mis ojos y el sopor inexistente en mi piel.

Estremecida ante el suplicio del recuerdo de un destello de dicha esfumada en el raudo pestañar de un adiós.

Cálida sonrisa borrada por la amargura de pasos sin sentido transitados en el borde del precipicio.

Me sabes, me conoces…

Sólo se te escapa el amor que desborda esta alma trepando por las paredes de mi propio abismo, rebuscando el escape con estas letras sin sentido.

Viviana Lizana Urbina