Tren Nocturno

tren-nocturno1-1

El tiempo se hace breve entre tu mirada y la mía

Se esconden las distancias detrás de las palabras.

Un universo especial y único se ha creado con el latido de la aurora y el suspiro de la noche, las gotas de rocío se hacen lluvia en las mejillas al empolvar las ilusiones tras la agónica partida…

Y la abrumadora nostalgia consume la tenue luz de la lámpara encendida, el sigilo se despierta tras el beso profundo del avaro deseo encendido en los cristales del tren nocturno que parte sin rumbo conocido con las historias a cuestas a un destino de sueños esquivos.

Y se rompe la oscuridad en miles de estrellas en tus ojos, mientras que en los míos sólo queda la luna desierta esperando que llegue el día de llenarla con tu presencia.

Se hace eterna la soledad en la piel escarchada… Espera por el calor de unos tibios rayos de sol que aparecen a acariciar tus oídos, mientras que la cucharilla del café revuelve el dulzor que ha de compartirse al acortar el tiempo, nuevamente, entre tu mirada y la mía, mientras las palabras desaparecen las distancias a la luz del nuevo día.

 

Viviana Lizana Urbina

Anuncios

Domingo sin ti

Domingo sin ti,
pero viviéndote en cada detalle…
En el sol reflejado en la marea
vi el brillo de tus ojos
y dibujé tu sonrisa,
esa que me mantiene embelesada,
sobre la arena.
En el vaivén de las olas rodeándome
sentí el abrazo añorado,
ese infinito en que nos cobijamos tantas veces.
Tus caricias me sorprendieron mientras la espuma rodeó mis caderas.
Y en esa tibia brisa
que peinaba las olas
y desperdigaba el exquisito aroma del mar
sentí tus besos sobre mis resecos labios.
La nostalgia se sumergió en mí mientras mis pies descalzos acariciaban esa playa.
¡Y me hiciste tanta falta!
Que la apacibilidad y majestuosidad de ese mar
se opacaron ante tu ausencia.

Viviana Lizana Urbina

Leerás mi amor

sin razon

En esta tarde gris
el sol lo sé en tu mirada,
el viento me envolvió con tu cálido abrazo, pero extraño tus besos…
La añoranza inunda mi alma
el recuerdo de tantos momentos
Hacen eco en mi mente y resuenan en mi pecho…
Mis latidos se hacen leves, agoniza esta tarde sin tu presencia y mis manos temblorosas sollozan entre las letras que leo…
Y grito en el más profundo silencio tu nombre.
Leerás en mis letras
este incrementado sentimiento…
Amor inmenso he depositado en tus labios;
no nos neguemos a vivir
día a día, con ferviente dicha.
Razones hay de sobra para seguir unidos.
Oirás en tu noche mi presencia como brisa en tu oído…
Víveme, vida mía como yo te vivo.

Viviana Lizana Urbina

Añoranzas

No forzaré versos,
dejaré que fluyan letras sueltas
embetunadas de amor,
sabrás que sólo son
para acortar la distancia
que hay entre nuestras manos,
Hay un sinfín de caricias
que estoy almacenando para ti,
están pendientes de aquella tarde
en que el tiempo se llenó de vacío
por los segundos llenos de vida tangencial.
En las palabras que albergo
hay verdades que se nutren
de los dorados del sol
que aparecen en tu frente
en el amanecer de tu sonrisa,
entre mis labios y tu voz.
En la profundidad de un suspiro,
he puesto la inmensidad de mi amor
va con aroma a añoranzas de ti.
He pensado en el camino
que se proyecta
entre mi pupila y el iris de tu mirar,
guarda el destino
que nos une con un horizonte, siempre juntos frente al mar.

Viviana Lizana Urbina.

Abrázate a mí

Siente mi abrazo
en la cálida tarde.
Aunque mi cuerpo esté preso,
mi amor es sólo tuyo.
En cada espacio
en que mi celda se abra
volaré a tus brazos;
ellos guardan el abrazo anhelado.
Me pierdo en la penumbra
sin la luz de tus ojos,
me muero de sed sin tu boca
y la dulzura de tus besos;
mi piel está desnuda
sin vestirla con tu piel.
Soy tuya, vida mía,
encadenada, libremente,
a tu amor seguiré.

Viviana Lizana Urbina

Cuerda floja

CUERDA FLOJA

Qué esperar de un día donde el calor sólo trajo frío a mi piel, donde los fuertes rayos del sol no fueron capaces de deshielar mi alma…

Pareciera que la risa se apoderó de mi sombra, a carcajadas los segundos fueron incrustando una daga en mis sentidos hasta traspasar mi cuerpo que ahora duele… Duele el aire que respiro, duele cada punzada de mi corazón como si estuviese herido. Se desangran mis venas en la más mísera soledad, no hay antídoto para esta enfermedad que ha carcomido hasta lo más profundo.

Agota el silencio en el que se me ha arrojado, ahogada en la indiferencia de las miserables horas que han aniquilado mi última sonrisa….

El vaivén del viento remece la cuerda en la que camino…

¿Caeré o seré capaz de llegar al otro extremo?

 

Viviana Lizana Urbina

 

Se desvanece el día


Se cierran mis ojos

sin sentir el calor de los tuyos,

se deslizan las letras

esperando por tu abrazo

y un cálido beso…

Ya no hay luz en tu ventana,

deslizaste la ondeante cortina, 

ésa en la que te columpias y sueñas…

Te veo en el fragor de tu mirada

que dibujo exacta

con el pincel del recuerdo,

delíneo tu sonrisa

y el destello de tus ojos

quema mi alma 

inundada de nostalgia.

Huelo tu perfume,

ése, que aunque hoy 

me ha sido ajeno, 

lo tengo tatuado en la tinta 

que se desliza en cada verso.

Se desvanece el día 

delante de mi pecho, 

se enlentecen mis latidos; 

has partido muy lejos.

Viviana Lizana Urbina